Ginkgo biloba o el árbol de la longevidad

Las hojas del Ginkgo biloba poseen numerosos beneficios. ¡Conócelos aquí!

Ginkgo biloba o el árbol de la longevidad
Conoce qué es y cómo puede ayudarte

El Ginkgo biloba, también conocido como árbol de la longevidad, es un árbol originario de Japón, Corea y el este de China. Es una de las especies más antiguas que se conocen y es precisamente esa capacidad de resistencia la que llamó la atención de los practicantes de la medicina china y japonesa.

 

Beneficios del Ginkgo biloba


Ginkgo biloba

En estas prácticas medicinales confiaban en su uso para el tratamiento de ciertos trastornos como problemas de memoria, depresión o ansiedad. Entre sus propiedades, se consideraba que el Ginkgo biloba produce los siguientes beneficios:

  • Mejora la circulación sanguínea. Lo que ayuda a mantener el cerebro en buen estado, favoreciendo la concentración y disminuyendo el cansancio.
  • Aumenta la energía y mejora la memoria.
  • Se considera que las propiedades antioxidantes que posee ayudan a combatir la formación de radicales libres.
  • Mejora en los pacientes con sensaciones de vértigos, mareos ocasionales y episodios de migraña.
  • En procesos depresivos, prestando especial atención a las personas mayores, se considera que el Ginkgo puede ayudar a combatir la depresión, principalmente cuando viene producida por las alteraciones vinculadas al envejecimiento.

 

Contraindicaciones


El uso del Ginkgo biloba no está recomendado en mujeres embarazadas y lactantes, en niños menores de cinco años, en pacientes con riesgo de sangrados frecuentes o que toman medicamentos que fluidifican la sangre o en caso de padecer ataques epilépticos.

Su uso está condicionado a la supervisión de un profesional si se toman antidepresivos, medicamentos hepáticos, antiinflamatorios o medicamentos anticonvulsionantes.

 

¿Cómo tomar Ginkgo biloba?


La planta puede encontrarse en distintos formatos. A modo de planta seca para infusiones, en tintura, en extracto líquido en frascos, en cápsulas o en comprimidos.

La dosis adecuada tendrá que ser consensuada con el profesional de la salud que conozca tu caso y el objetivo que quieres conseguir con su toma.

En líneas generales, cuando se toma en tintura no se recomienda más de 20 gotas tres veces al día. En infusión, la preparación sería de 50 gramos en 500 mililitros de agua, unas tres infusiones por día. En lo que respecta a los comprimidos, generalmente suelen ser de 120 gramos, no recomendándose más de dos al día.

 

Ginkgo biloba: la ciencia contra la medicina


A pesar de la mención que hemos hecho con anterioridad a las propiedades que se le atribuyen al Ginkgo biloba, lo cierto es que los estudios científicos no parecen corroborarlas.

Los estudios que, en la última década, se centraron principalmente en el estudio del impacto que el Ginkgo biloba tenía sobre la memoria, llegaron a conclusiones bastantes similares que podrían resumirse en “no sirve para funciones cognitivas como la memoria, la atención o la resolución de problemas en personas sanas de todas las edades”.

 

¿Cómo se debe encajar esta información?


Con la cautela que se debe. Probablemente su consumo pueda ayudar a mejorar la memoria pero no debe ser el único paso que debemos dar si queremos conseguir ese objetivo.

Es decir, si entendemos el cuerpo como un todo, no solo podemos ingerir unas determinadas sustancias y confiar en que solucionen todos nuestros problemas, sino que tenemos que adquirir nuevos hábitos y nuevas rutinas que nos ayuden a conseguir nuestro objetivo.

Por ello, antes de decidir tomarlo o no, ponte en manos de un buen profesional que conozca tus objetivos y que pueda recomendarte en base a ellos las hierbas que te ayudarán a conseguirlo.

 

Puede interesarte: